¿Por qué tras una ausencia dental se produce una pérdida de hueso?

pérdida de hueso

Cuando perdemos uno o más dientes puede acarrear múltiples problemas para nuestra boca.

No solo puede provocar que el resto de los dientes se muevan, sino que afecta a la oclusión del paciente, haciendo que haya desgaste de los dientes, bruxismo y otras patologías.

Pero una de las partes del dientes que se ve muy afectada cuando se produce la falta de una pieza dental es el hueso alveolar.

¿Qué es el hueso alveolar?

Se le llama hueso alveolar a la masa ósea en la que se integra la raíz del diente. Cada diente encaja en un pequeño hueco llamado alvéolo y el interior del hueso esta formado por pequeñas perforaciones que contienen los vasos sanguíneos.

El hueso dental consigue renovarse con el tiempo y su objetivo principal es mantener los dientes en la mandíbula y de responder cuando ejercemos una fuerza masticatoria.

¿Por qué perdemos hueso?

Pérdida o extracción de dientes

Cuando nos falta un diente, que no se ha sustituido por un implante dental, el hueso alveolar dejar de recibir estimulación procedente del masticado. Es entonces cuando comienza el proceso de reabsorción del hueso, afectando también a las demás piezas dentales adyacentes.

Periodontitis

Cuando no hay una higiene dental adecuada pueden aparecer enfermedades periodontales. Es entonces cuando aparecen las bacterias presentes en la boca que llegan hasta la zona subgingival.

Además el sarro origina el deterioro del hueso alveolar y propicia su pérdida.

Diabetes

Los pacientes que sufren de diabetes suelen tener más enfermedades periodontales por lo que serían más propensas a perder más hueso dental.

Traumatismos dentales

Recibir un golpe fuerte en una pieza denral detieen la estimulación que transmite al hueso debido al propio impacto. Si no se actúa en consecuencia, comienza la péridda de hueso dental.

Consecuencias de perder hueso en mandíbula
Cuando se produce una pérdida de hueso se puede originar por diversos factores: morfológicas, funcionles o estéticas.

Retraimento de los labios

Como resultado de la reducción del hueso maxilar, los labios tienden a retraerse. Este movimiento produce un cambio en la estética facial propia del envejecimiento.

Cambio en la oclusión dental

Con la reducción del hueso maxilar, los dientes se inclinan, rotan y se muven en general. Por eso es muy común sentir que nuestra mordida ha cambiado y que los dientes no encajan de la misma manera que antes.

Arrugas de expresión sobre el labio superior

La aparición de arrugas en el labio superior o código de barras es muy frecuente cuando se produce una reabsorción de hueso.

¿Cómo se soluciona la pérdida de hueso dental?

Si no hemos cogido el problema a tiempo. Lo que haríamos sería realizar un injerto de hueso para poder colocar un implante dental. Esta intervención es sencilla ya que los materiales son biocompatibles con el hueso humano y se gana espacio para poder colocar la corona y el implante.

¿Cómo puedes prevenir la pérdida ósea?

Como hemos comentado en muchos artículos el mejor tratamiento es la prevención. Solo evitando que se produzca la reabsorción ósea no habrá consecuencias graves para nuestra salud oral.

Estos son algunas recomendaciones que te auydarán a prevenir una futura pérdida ósea en tus dientes:

Mantén una buena rutina de higiene dental para eliminar las bacterias de la cavidad oral.
Una dieta saludable estimulan el sistema inmunológico.
Cuando perdamos una pieza dental, la solución más eficar es ela sustitución inmediata del diente a través de un implante dental.

Si tienes síntomas de que estás perdiendo hueso maxilar o tienes alguna ausencia de una pieza dental, no lo dejes pasar y ponte en contacto con nuestra clínica dental.

Pide tu primera visita dental gratis en Clínica Dental Carmona en Totana o en Puerto de Mazarrón. ¡Ponte en manos de profesionales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *